A la hora de diseñar nuestro baño debemos tener en cuenta si queremos instalar un bidé o no. Esta destinado a la higiene intima, y responde a hábitos y cultura en donde estamos inmersos. En caso de ser funcional y de tener espacio suficiente para su instalación, la elección del grifo en un elemento clave que debe realizarse teniendo en cuenta diferentes aspectos, como los distintos tipos de grifos para bidé:

 

Principalmente, hay 3 tipos de grifos para bidé disponibles en el mercado, con diferentes funciones y precios.

Grifo de bidé monomando

Este grifo de bidé funciona con una sola maneta que se debe accionar de izquierda a derecha para controlar la temperatura y de arriba a abajo para ajustar el caudal de agua. Es cómodo de usar y suele tener buen precio.

Grifo de bidé mezclador

Este tipo de grifo dispone de un mecanismo simple con dos manetas de control, una para agua caliente y otra para agua fría. De todos modos, su desventaja es que hay que activar los dos controles para tantear la temperatura y poder disfrutar del agua a la temperatura adecuada.

Grifo para bidé monomando termostático

Este grifo está equipado con dos mangos para regular el flujo y la temperatura y permite mantener una temperatura constante. Su innovador sistema evita quemaduras y ofrece una gran comodidad.

 

También debemos tener en cuenta los materiales del grifo

Los materiales influyen en la estética del bidé y, en consecuencia, del baño entero. Además, también pueden garantizar una mayor durabilidad. Los podemos encontrar de distintos materiales:

  • Acero cromado
  • Cobre o latón
  • Acero inoxidable

Según sus funciones

Hay algunos grifos de bidé que permiten ahorrar más agua y energía. Para ello, hay distintos elementos:

Limitador de caudal, para reducir el consumo de agua

Regulador, que se fija en la salida del agua y reduce el consumo y filtra el agua.